Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Córdoba

Santa Eufemia

Pueblos de Córdoba

Santa Eufemia, Comarca de los Pedroches

Santa Eufemia es la localidad situada más al norte de la provincia de Córdoba, en la Comarca de Los Pedroches, limitando al norte con la provincia de Ciudad Real, al sur y al oeste con El Viso y al este con Dos Torres y provincia de Ciudad Real. Pertenece al partido judicial de Pozoblanco.

Los restos mas antiguos encontrados en el municipio santaeufemiano datan del Neolítico. Todos los hallazgos efectuados en Santa Eufemia conceden fundamento que aseguran la presencia del hombre en este municipio por el año 2000 o incluso 3000 a.C. Santa Eufemia tiene sus raíces en el pueblo celta, de origen indoeuropeo, que llegó a la península ibérica a través de los Pirineos. En las tierras en las que está emplazada la actual población hubo un asentamiento romano de importancia por el que pasaban varias calzadas. La ciudad actual fue fundada por los árabes. En 1155 fue conquistada por Alfonso VIII, aunque volvió a caer en manos musulmanes a la muerte de éste. En 1243 pasó a depender de Córdoba para sesenta años más tarde ser entregada a Hernando Díaz Carrillo, primer marqués de La Guardia. A principios del siglo XVI Fernando el Católico mandó demoler su fortaleza en castigo a los desmanes de éste marqués. Es bajo el dominio romano cuando alcanza un importante desarrollo, como atestiguan sus abundantes restos arqueológicos. De ellos cabe resaltar la Sepulcral aparecida en las proximidades de la Ermita de la Santa.

Vigilado por la escarpada fortaleza medieval de Miramontes, el pueblo más septentrional de Andalucía monta guardia en esta puerta de Castilla, soñando aún con la gloria expansionista de sus antiguos señores, cuyo mecenazgo protector y dadivoso aún persiste en esa parroquia singular de rotundos contrafuertes. Quebradas calles vencen el vicio recinto amurallado, del que pervive la espléndida Puerta de la Villa, de sillares ciclópeos

Es probable que los propios conquistadores cristianos diesen en el siglo XII el nombre de Santofimia o Santa Eufemia al castillo musulmán existente en el lugar conocido hasta entonces por Sant Quniyah o Sant Fumiyah. Tras su conquista definitiva, Fernando III la integró en 1243 en el concejo de Córdoba, que cincuenta años más tarde, por indicación de Sancho IV, la dio en señorío al alcalde mayor de la ciudad Fernando Díaz, premiando así la ayuda prestada en la conquista de algunas villas cordobesas hasta entonces en manos del infante Don Juan. Conflictivo fue el mandato de Pedro Carrillo a finales del siglo XIV y principios del XV, por los enfrentamientos que, mantuvo con las villas realengas de Los Pedroches motivados por sus afanes expansionistas. En la Edad Moderna, Santa Eufemia siguió formando parte del señorío de su nombre, constituido en condado, que comprendía además El Viso, El Guijo y Torrefranca, con las que se repiten los enfrentamientos a causa de usurpaciones territoriales, a las que puso fin una concordia en 1631.

Monumentos en Santa Eufemia

Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación
Ermita de Santa Eufemia
Ermita de la Virgen de las Cruces
El Castillo de Miramontes
Las Murallas
Castillo de Vioque

Gastronomía de Santa Eufemia

Relleno. Ajo blanco. Escabeche de pollo. Rabos de ovejas en escabeche.

Dulces: Buñuelos. Torcíos. Roscas.

Cómo llegar a Santa Eufemia

  • Desde Córdoba: N-432 hasta el cruce de Espiel y N-502 hasta Santa Eufemia pasando por Alcaracejos y El Viso.
  • Desde Badajoz: CO-450 desde Monterrubio de la Serena hasta Belalcázar y CP-236 hasta Santa Eufemia. A-420 desde Cabeza de Buey hasta Belalcázar y CP-236 hasta Santa Eufemia.
  • Desde Ciudad Real: N-502 Córdoba-Ávila que pasa por Santa Eufemia.

Distancias desde Santa Eufemia

El Viso 15 km
Córdoba 97 km
Almadén 28 km
Pedroche 26 km
Belalcázar 28 km
Pozoblanco 30 km
Torrecampo 29 km
Almadenejos 40 km
Almodóvar del Campo 91 km

Fuentes y Manantiales de Santa Eufemia

  • El Pilar
  • Fuente Nueva
  • Fuente Marmazo
  • Fuente del Zarcejo
  • Fuente de la Vega del Escribano

Ruta de la Sierra de Santa Eufemia

La ruta comienza a unos dos kilómetros del núcleo urbano de Santa Eufemia, entre los kilómetros 337 y 338 de la carretera nacional 502. Se localiza en las inmediaciones de la casa de Padrenuestro, en el paraje conocido como de Los Negrillos. El primer tramo, de unos tres kilómetros, discurre por el camino de Los Negrillos. Al principio se atraviesan algunas parcelas de olivar, aunque la mayor parte discurre entre manchas de matorral, que en algunas zonas ha sido roturado para potenciar el crecimiento de las encinas. A lo largo del recorrido disfrutaremos de hermosas vistas de la cara oriental de la sierra de Santa Eufemia, y durante un corto trayecto, de las ruinas del Castillo de Miramontes.

Al llegar al paraje de Charco Hondo cambiamos de dirección (90º al este) para conectar con el camino público de Santa Eufemia al Terrero, por el paraje de las Huertas de la Sierra. Éstas se disponen a la vera del arroyo de las Tejeras que conserva algún álamo y olmo del primitivo bosque de ribera intercaladas con pequeñas parcelas de olivar. Los olivos quedan enmarcados por una franja de alcornoques que son sustituidos en las partes más altas por un espeso matorral rico en especies, entre las que podremos observar enebros, madroños, jaras, lentiscos, labiérnagos, romeros, cantuesos, mirtos, etc. La ruta finaliza en una curva de la antigua carretera N-502, entre los kilómetros 335 y 336.

El Castillo de Miramontes

Mediaba el siglo XII cuando treinta tres caballeros italianos de Calabria, a las órdenes del rey Alfonso VII conquistaron a los moros un castillo denominado Sant Quiyah o Sant Fumiyah, si nos atenemos a la información que aporta el célebre geógrafo árabe Idrisi. El caso es que los cristianos le dieron el nombre de Santofimia o Santa Eufemia, que es como se conoce desde entonces a la población que surgió a los pies de tan imponente atalaya. En los años siguientes el más absoluto silencio histórico rodea al castillo de Santa Eufemia, enclavado en un territorio despoblado que perteneció a la cora de Fash al Ballut (“Llano de las Bellotas” para los árabes), hasta que Fernando III lo conquista definitivamente y lo dona a la ciudad de Córdoba.

Durante la segunda mitad del siglo XIII este lugar es reino de maleantes y salteadores. Así que Sancho IV “El Bravo” entrega estos terrenos a Don Fernando Díaz Carrillo, que será el primer Señor de Santa Eufemia, con la intención de que reconstruya el castillo y ponga fin a los desmantes de los “golfines”, como eran conocidos estos salteadores de caminos, que controlaban una de las rutas más importantes de comunicación entre Castilla y Andalucía.

Pero el proverbial aislamiento de esta comarca facilitó los desmanes expansionistas del señorío de Santa Eufemia, que incluía las poblaciones de El Viso, El Guijo y Torrefranca; aunque llegó a controlar temporalmente Torremilano, Villaralto, Alcaracejos y Pedroche. Así que al final tuvieron que intervenir los Reyes Católicos y mandar desmantelar la fortaleza de Miramontes, para de este modo frenar el ansia expansionista de los Mejía Carrillo, belicosa dinastía que ostentó el señorío de Santa Eufemia durante el siglo XVI.

A pesar de los picos y los mazos de los grandes señores castellanos que cumplieron la sentencia, aún se conservan importantes restos de esta fortaleza, como la torre del Homenaje, un espacioso aljibe, y abundantes despojos de la residencia de los señores y sirvientes.

Fuente: Ayto. de Santa EufemiaDiputación de Córdoba


0 comentarios