Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Córdoba

Santaella

Pueblos de Córdoba

Santaella, Comarca de la Campiña

Santaella está situada al sureste de la provincia de Córdoba, en la Comarca de la Campiña. Dista 43 kilómetros de la capital y a unos 22 km de Fernán Núñez, tiene una altitud de 243 metros sobre el nivel del mar. La superficie del término municipal es de 271.2 km2 y dentro del mismo se alzan también el pago de La Guijarrosa y el poblado de La Montiela. El total de habitantes asciende a 5.728 en 1991. Pertenece al partido judicial de Montilla.

Su topónimo deriva de Senticella, diminutivo de sentix “espino”, “mata de espino”. Así, Santaella derivaría de Senticella (mozárabe), lugar donde abundan las matas de espino.

En su término han aparecido restos de las culturas neolítica, del Bronce, ibérica, romana, etc.

En 1240 es reconquistada por Fernando III pasando a dominio de la corona castellano-leonesa.

La villa se constituirá en municipio independiente en 1569.

Desde 1649 la villa pasa a dominio señorial mediante la compra de la jurisdicción por el noble cordobés Diego de Aguayo y Godoy, quien recibirá de Felipe IV el título de marqués de Santaella.

En el otoño de 1733, la población consigue liberarse del régimen señorial y lograr la independencia.

Monumentos de Santaella

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, “con su imponente torre que apuñala el cielo”, de 13 cuerpos y base octogonal, capilla mayor y portada plateresca.

Ermita de la Concepción

Ermita del Santo Cristo (siglo XVI).

Santuario de Nuestra Señora del Valle(1699).

Retablo mayor de la parroquia de la Asunción, siglo XVI de Juan de Espinosa.

Custodia procesional renacentista del siglo XVII.

Púlpito barroco, en jaspe rosa.

Yacimientos Arqueológicos

Cero de la Mitra, ibérica.
La Camorra de los Cabezuelos, cerro habitado desde el Calcolítico a la época romana.

Cerro de los Castillejos; Olivar del Pósito, restos ibéricos.

Castillo y Recinto Amurallado

Urbanismo

Plaza Mayor de Santaella, con su viejo torreón medieval, con ventana “tipo galleta”.
Ventanas de Doña Aldonza.
Museo Histórico Municipal – Casa de las Columnas
Aldea de La Guijarrosa.
Casa barroca, antiguo ayuntamiento, con artística balconada.
Arcos de la cancela de San Cristóbal.
Museos
Museo Municipal de la Villa, con esculturas zoomorfas ibéricas (La leona de Santaella).

Posada de la Plaza Mayor

Edificio que conforma un trocito de historia del Ayuntamiento, el cual alojó primero un pajar y unas cuadras, mas tarde paso a ser un mesón y por último fue una Posada, nombre por el que se conoce hoy en día el edificio.

La Leona

Obra realizada por Norma Santaella, escultora brasileña de padres andaluces, esta echa en bronce, y fue regalada al pueblo como forma de agradecimiento por el cariño y  amistad de ella con el pueblo. La figura original esta en el Museo Municipal.

Relectura de Dalí

También realizada por Norma Santaella, ubicada en la Plaza Cervantes para la reinauguración de la plaza, realizada en bronce y tamaño real.

La Gorda

Su autor es un escultor local, Paco Luque y está realizado en barro. La escultura está dedicada al pueblo de Santaella y sus ausentes.

Cortijos y Haciendas en Santaella

Cortijo el Donadío
Cortijo las Mesas
Cortijo la Culebrilla
Cortijo Barrionuevo
Cortijo de la Higuera
Hacienda el Albercón
Cortijo Correas Duras
Cortijo Mingo Yllán Alto
Cortijo Cabeza del Obispo

Gastronomía de Santaella

Destaca el cocido con garbanzos blancos del lugar, las migas, el salmorejo y el gazpacho blanco. De la matanza casera se reservan los pies, el cuajar y la lengua de cerdo para preparar el guisado de pies y las manitas de cerdo. Al ser un pueblo con tradición de casería, son tradicionales también los platos como la liebre al vino blanco o el chivo al jerez.

En cuanto a la repostería se pueden degustar en la localidad las tortillas que se hacen para Navidad, los polvorones de chocolate y almendra, los rosquillos de aguardiente, los pestiños, los roscos fritos, los hojaldres y las tortas de manteca. Para Semana Santa se hacen magdalenas, doñas pepitas, roscos de vino, borrachuelos, flores, roscos duros y merengues. Pero la receta estrella de la dulcería santaellense son los roscos de gachas y los pastelitos de sidra.

Cómo llegar a Santaella

Salir de Córdoba. Continuar en: Avenida de Cádiz en dirección: E-5, A-4, SevillaMálaga. En la rotonda, tomar la salida 3 Continuar en: E-5 / A-4 en dirección: Sevilla – Málaga. Tomar la salida en dirección: Salida 424 – Aldea Quintana – La Victoria. Girar a la izquierda en dirección: Aldea Quintana – La Victoria – E-5, A-4, Cordoba. Atravesar Aldea Quintana y La Guijarrosa. Seguir indicaciones hasta Santaella.

Distancias desde Santaella

Espejo 36 km
Córdoba 42 km
Montilla 24 km
La Carlota 17 km
La Rambla 14 km
Montemayor 21 km
Fernán Nuñez 22 km
Aldea Quintana 18 km
Aguilar de la Frontera 22 km

Fuentes y Manantiales de Santaella

  • Fuente del Pilón
  • Fuente de la Pita
  • Fuente del Santo
  • Fuente de la Mina
  • Laguna del Donadío
  • Fuente de la Puerca
  • Fuente de El Cañuelo
  • Fuente de la Lágrima
  • Laguna de la Mohedana
  • Fuente de la Plaza Mayor
  • Fuente Cañada del Jardín
  • Fuente del Pilar de El Fontanar

Fuente Cañada del Jardín
Se encuentra en la barriada del mismo nombre, cuya construcción es anterior a 1949. Desde una alcubilla cuadrangular con tejadillo comienza el recorrido el agua, culminando con la formación del arroyo Náca.

Fuente del Pilón
Abastecía la villa en el año 1676 y posiblemente tambien en la Edad Media. La fuente tiene un frontón de ladrillo acampanado. Estuvo enterrada durante mucho tiempo, y con los años salió a la luz. Resaltar la vista desde aquí de la Torre de la Iglesia de la Asunción.

Fuente del Santo
Posee una placa en la que figura inscrito el año 1791. Esta fuente pertenecía a un convento o ermita, probablemente fuese el Convento del Santo Bastián, es por ello que la fuente se llamó “del Santo”. Pero también cuentan que el nombre puede ser debido a que tenía rematándola la imagen de San Bastián. Permaneció soterrada durante muchos años.

Fuente de la Mina
De esta fuente existen archivos del año 1706 en los que se acuerda su recuperación. En 1941 se menciona que de la fuente emanaba agua formando un arroyo llamado El Santo que rodeaba parte del pueblo. La antigua fuente tenía una rejilla para cántaros y su desgüe iba a los lavaderos laterales.

Fuente de La Pita
Se construyó en el siglo XVII. El agua llega desde el Este. Tenía una rejilla para colocar los cántaros y llenarlos. Su uso principal era para abastecimiento de la población y como abrevadero.

Fuente del Cañuelo
Quizás sea la fuente más caudalosa y de grandes dimensiones. Construida en el siglo XVII y cuya planta se asemeja a una lámpara de aceite. Esta fuente aparece en las Actas Capitulares de la localidad del año 1709.

Fuente de la Lágrima
Su construcción data de 1941. De su caño no salía agua, sino un distanciado goteo y para que saliese el agua había que soplar fuerte hacia el interior de su caño, un tubo cilíndrico.

Ruta de las Fuentes de Santaella

Dificultad: Baja
Tipo de Vía: Carril-carretera
Señalización: Si
Tipo de Trazado: Circular
Distancia: 7,99 km
Duración: 3 h 15 min (a pie)

Entre suaves lomas y sus campos de cultivo  se descubre un patrimomio inexplorado, cautivador. Las fuentes históricas y más tradicionales de Santaella que nos transportan en el tiempo y nos hablan de otras costumbres, de otras gentes, de otra forma de vivir, fuentes que abastecían de agua a la población desde tiempos remotos.

La inexistencia de un caudaloso río que pudiera abastecer al núcleo era suplida por las surgencias naturales de agua a partir de las cuales aparecen las fuentes.

Santaella se encuentra rodeada de una red de vías pecuarias, que se han mantenido a lo largo de los siglos configurando su paisaje. Las fuentes jugaban un papel muy importante en el desarrollo de la actividad ganadera que que, además de servir de abastecimiento a la población, también servían de abastecimiento para los animales, así como de descansaderos.

Nuestras fuentes, testimonio vivo de la vida del pueblo, también cobran relevancia en el ámbito social pues servían de lugar de reunión y lugar de encuentro mientras se realizaban los quehaceres cotidianos domésticos amenizados con canciones y coplillas de la época, dejando espacio así al buen humor entre quienes las frecuentaban.

Santaella - Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción

Ruta de la Laguna del Donadío en Santaella

La laguna del Donadío sobrevive en un territorio agrícola muy transformado, rodeado de olivos y cultivos de ajo, algodón o girasol. El itinerario se dispone sobre caminos vecinales anchos, con buen firme, y en algunos tramos asfalto. Hasta el cortijo de Villargallegos Alto se trata de una vía pecuaria, la colada de Villargallegos. A partir de aquí continúa por el camino del Bascón, que recibe el nombre de uno de los cortijos que encontramos en la ruta. Atravesaremos dos caminos de cierta entidad, primero el camino de Aguilar, y luego la vereda de Ecija, vía pecuaria que une dicha localidad sevillana con la población de Lucena. Cerca del cortijo del Donadío cruzaremos el río Cabra, donde el bosque de ribera original ha sido sustituido en gran parte por exóticos eucaliptos. Aquí es posible observar garzas reales, garcillas bueyeras, cormoranes grandes o ánades reales, un adelanto de la riqueza ornitológica que podremos descubrir en la laguna del Donadío, final de nuestro itinerario.

La laguna del Donadío

El término Donadío del latín donativum y significa dádiva, presente o regalo. También heredamiento o hacienda procedente de donaciones reales. Una parte muy sustanciosa de las grandes extensiones de tierra de cereal situada en la campiña se cuenta entre los bienes donados por Fernando III el Santo a los obispos, órdenes militares, órdenes religiosas, nobles y cortesanos que colaboraron en la reconquista de la ciudad de Córdoba, como queda reflejado en el libro de los Diezmos de los Donadíos. Muy probablemente éste sea el origen del nombre de un cortijo y una laguna situados en el término municipal de Santaella.

Vegetación y fauna

De carácter estacional, aguas semisalobres y una extensión media de unas 12 hectáreas aproximadamente y 3 metros de profundidad máxima, la laguna del Donadío aporta valores de biodiversidad equiparables a los del resto de lagunas endorreicas que salpican la campiña cordobesa. La vegetación perilagunar ha sido muy castigada por las prácticas agrícolas, pero todavía sobreviven algunos rebrotes de taraje a lo largo del perímetro lagunar. En mejor situación se encuentra la vegetación palustre, y así carrizos y eneas cubren parte de las zonas encharcadizas, sirviendo como zonas de refugio, nidificación y alimento a gran cantidad de aves.

Aunque se ha detectado la presencia de algunos mamíferos como la liebre, el lirón careto, el erizo, la comadreja o el zorro, anfibios y reptiles, es el caso del galápago leproso, la culebra viperina, la rana verde o probablemente el escaso sapillo partero ibérico, las aves son el grupo zoológico más abundante y representativo. De hecho, se han identificado 100 especies de aves, de las cuales 84 están bajo protección legal. Entre ellas destaca la malvasía cabeciblanca, peculiar anátida que es todo un emblema de la Conservación de la Naturaleza que ha llegado ha reproducirse en esta laguna.

Si visitamos el Donadío durante los meses invernales podremos observar, entre otras especies, patos cucharas, cercetas comunes, ánades frisos o cormoranes. En primavera llegan el avetorillo, la canastera, la avoceta, la cigüeñuela o la garza imperial; y durante todo el año habitan la laguna ánades reales, fochas, gallinetas, calamones, somormujos, zampullines, garzas reales y aguiluchos laguneros. Son sólo una muestra de la increíble diversidad biológica de este espacio natural, una auténtica dádiva, presente o regalo de la naturaleza como su propio nombre indica que tenemos la obligación de conservar para las generaciones venideras.

Arquelogía e Historia

Santaella constituye uno de los municipios cordobeses de más rancia raigambre arqueológica gracias a la calidad y cantidad de los materiales procedentes de los numerosos yacimientos; alguno de los cuales, como la Camorra de las Cabezuelas, cerro situado cerca del cortijo del Donadío, aguas arriba de Cabra, se puede hasta época Julio Claudia, con una importancia trascendental en época ibérica. De ese periodo son también los magníficos ejemplos de plástica y estatuaria procedentes del cortijo del Bascón, que junto con otras figuras de toros, équido o leones encontradas en yacimientos cercanos, convierten a Santaella en un núcleo de primer orden para el estudio de la escultura zoomorfa ibérica.

Fuente: Ayto. de SantaellaDiputación de Córdoba


0 comentarios

Deja un comentario