Andalucia Rustica

Buscar más

Torres vigía en Málaga

Torre de la Duquesa

Torres vigía en Málaga

Torre de la Duquesa – Manilva

La Torre de la Duquesa se encuentra a escasos metros del mar y a pocos minutos del Castillo de la Duquesa, en el municipio malagueño de Manilva.

La Torre de la Duquesa se edifica entre los años 1497 y 1501, por orden de los Reyes Católicos tras su conquista de las tierras de Casares-Marbella, posterior a la toma de Ronda (1485). Antes de su existencia, este tramo de costa se encontraba desprotegido contra incursiones de piratas pero no estuvo siempre deshabitado. La excavación arqueológica ha estudiado restos de un poblado neolítico (IV milenio B.P.) y del cementerio de una alquería almohade (siglo XII d. C.).

Todo lo conservado forma parte del primer cuerpo de la torre, que era macizo. Su estructura es un careado externo con las superficies enfoscadas, aunque del revestimiento solo ha perdurado una pequeña superficie. Buena parte de los sillares y mampuestos proceden de algún edificio arruinado de época romana, posiblemente del entorno del Castillo de la Duquesa. El resto de sus paredes se construyeron con hiladas de piedras areniscas y calizas enripiadas mediante fragmentos cerámicos de ladrillos, tejas, etc. El relleno interior se hizo con migajón de calicanto donde se agregan mampuestos a una mezcla hormigonada de cal y arena.

El edificio original debió ser muy parecido a la Torre del Duque (Marbella), con un segundo cuerpo donde se ubicaba el cuerpo de guardia  y una azotea en su cima. A la torre se accedería por una escala de cuerda a través de una puerta elevada varios metros sobre el nivel de suelo. Aunque no era lo habitual, tuvo una habitación adosada a su pie desde el siglo XVI, parte de cuyos cimientos y pavimento hemos excavado y se conservan enterrados al pie de su cara Suroeste.

Su primer nombre fue Torre de Arroyos Dulces, por el antiguo topónimo del arroyo del Indiano. Muy cerca de ella, como hoy ocurre con la autovía, hubo un antiguo camino heredero de la Vía Augusta, la principal comunicación terrestre en las épocas romana e islámica. Formaba parte de la defensa costera del reino junto a una amplia serie de atalayas, como la de Chullera y la de la Sal. Al final, fue el refuerzo de este sistema defensivo el que acabó con su uso militar cuando se construyó un poco más al Norte el Castillo de Sabinillas, en 1767, que la sustituyó en sus funciones.

La Torre de la Duquesa, por tanto, estuvo en uso durante algo más de 250 años. Su presencia protectora además permitió la puesta en funcionamiento hacia 1530 del llamado Ingenia Grande, una fábrica de azúcar de caña que atrajo a buen número de trabajadores a las vegas de Arroyos Dulces, los mismos que se asentaron en el Cortijo del Hondón, dando origen a la puebla de Manilva. Por tanto, la fundación de la Torre de la Duquesa fue el primer paso para la existencia de la actual población.

Todavía en 1875 se habla de ella en los documentos militares aunque ya estaba arruinada. A finales del siglo XIX o principios del XX terminó sirviendo de apoyo a un nuevo edificio, ahora agrícola, que recoge su nombre original: el Cortijo de la Duquesa. Los propietarios del cortijo reutilizan la piedra de sus muros, desmontan lo que quedara del cuerpo superior y construyen una nueva habitación sobre las ruinas. Éstas quedan integradas en la obra nueva incluso cuando se reconvierte en restaurante del Camping Chullera III en los años 1970.

Actualmente se ha recuperado para disfrute del público general, se ha estudiado con metodología arqueológica y se ha restaurado para su conservación y protección.

Torre de la Duquesa - Manilva

Torre de la Duquesa Torre de la Duquesa - Manilva


0 comentarios