Andalucia Rustica

Buscar más

Torres vigía en Córdoba

Torre de la Plata

Torres vigía en Córdoba

Torre de la Plata – Doña Mencía

La Torre de la Plata se localiza a media ladera de las faldas de la Subbética cordobesa, en la parte alta del venero o nacimiento de la Plata, a la sombra del Laderón, término municipal de Doña Mencía, provincia de Córdoba.

Su finalidad era vigilar una gran extensión de terreno y poder avisar con tiempo de un peligro o amenaza, para lo cual necesitaba su ubicación en un lugar alto como en el que se encuentra.

La Torre de la Plata guardaba y vigilaba el viejo camino que une Baena con Cabra, el cual bordeaba las vaguadas de la sierra. Pese a gozar de un emplazamiento dominante, sin embargo, su situación es de capital estrategia por avistarse desde ella toda la alta campiña cordobesa, y encontrarse rodeada de abundantes restos arqueológicos como el Llano Medina o la Majada del Serrano.

Posee forma prismática, con 5,7 metros de lado en la base, destacando en su morfología las heridas producidas por la cercana higuera y el temporal del Sudoeste. Desde su atalaya, a 7 metros del suelo, se puede divisar el pueblo de Doña Mencía y su castillo medieval. Su interior muestra todavía las pechinas de sustentación y los arranques de dos pequeñas cúpulas. Sólo disfruta de una ventana, abierta hacia el Este, por la que entrarían y saldrían los defensores mediante una escalera de «quita y pon».

El aparejo de los muros está compuesto de hileras de sillares sin apenas tallar, salvo los de las esquinas, y entre estas alineaciones de sillares se intercalan otras de lajas de piedra. Estos sillares de regular tamaño oscilan entre las más voluminosos -0.6*0.3*0.3- y las delgadas lajas de piedra. En algunas zonas de los exteriores del muro se puede apreciar aún un tipo de cemento que ensamblaría los sillares entre sí, siendo patente este en el interior.

Sus desgastadas y carcomidas losas de piedra caliza debieron soportar el paso de comerciantes griegos y fenicios, de los ejércitos de Viriato, de las tropas de los Escipiones, de los mercenarios de César y Pompeyo, y, como no, de las tropas musulmanas y de los bárbaros. + info: Ayto. de Doña Mencía


0 comentarios