Andalucia Rustica

Buscar más

Sin categoría

Valle del Guadiaro

Sin categoría

Valle del Guadiaro

Aquí os dejamos una pequeña información sobre nuestro Valle del Guadiaro y su impresionante naturaleza y espectacularidad.

Pasado Ronda, el Guadiaro se forma a expensas de dos arroyos: Guadalevín y Guadalcovacín. Otros aportes importantes los recibe de sus afluentes Guadares, Genal y Hozgarganta.

A lo largo de su recorrido este río da lugar a parajes llamativos y espectaculares como el Tajo de Ronda, la Cueva del Gato, el nacimiento de los Cascajales de Benaoján, Las Angosturas de Jimera de Libar, Las buitreras de la Estación de Gaucín, Las Vegas del Campo de Gibraltar, o su desembocadura en el Mediterráneo.

Administrativamente pertenece a la C.M.A. (Cuenca Mediterránea Andaluza) y, es el que más agua lleva. Este hecho, junto con una alta y accidentada cuenca hacen posible que sus aguas se conviertan en fuente de energía.

En sus orillas se levantan tres importantes centrales hidroeléctricas: la de Ronda, Buitreras (en la Estación de Gaucín) y El Corchado (en San Pablo de Buceite).

También y en el municipio de Cortes de la Frontera se encuentra la Presa de las Buitreras y el trasvase Guadiaro – Majaceite. Ver + info

El río Guadiaro atesora una riqueza geológica y natural impresionantes. Sus orillas delimitan parajes protegidos como el Parque Natural Sierra de Grazalema, Parque Natural de los Alcornocales o el Monumento Natural Cañón de las Buitreras.

También en sus proximidades encontramos monumentos naturales espectaculares: la Cueva de la Pileta, la Cueva del Gato o la Cueva del Hundidero.

El río Guadiaro, a su paso por la Serranía de Ronda, baña las tierras de diversos pueblos, a saber, Ronda, Arriate, Benaoján, Montejaque, Jimera de Libar, Cortes de la Frontera, Algatocín, Benalauría, Benarrabá y Gaucín.

El Patrimonio histórico, cultural y etnográfico que atesora es sólo equiparable a la belleza de sus conjuntos arquitectónicos y la amabilidad de sus gentes.

Más sobre el Valle del Guadiaro

El hombre ha sido el último en llegar al valle aunque ha demostrado poseer una gran capacidad de adaptación al medio así como la inteligencia suficiente para transformarlo en su provecho. Ha sabido encontrar en el valle el agua para regar sus cultivos, los pastos para alimentar al ganado, los materiales para construir sus casas, la leña para calentarse y un clima benigno donde encontrarse como en casa. No en vano, el Valle del Guadiaro ha dado cobijo al hombre, de manera ininterrumpida desde el Paleolítico Superior (hace 15.000 años) hasta la actualidad, siendo la Cueva de la Pileta un magnifico exponente de la relación entre los primeros pobladores del valle y su entorno.

El valle, como paso natural desde el Campo de Gibraltar hacia el norte, ha sido testigo del devenir de la historia, del paso de las civilizaciones, de la aparición del comercio y la evolución del transporte; desde los viejos caminos de piedra hasta las modernas carreteras y vias de ferrocarril. El valle siempre ha estado ahí, imperturbable, contemplando toda la evolución en el último suspiro del planeta.

El fondo del valle es la parte más fértil, donde se sitúan las huertas y la vegetación típica de ribera formada por chopos, sauces, trepadoras y adelfas. En las laderas encontramos bosques abiertos de encinas, acompañadas de peonías con un matorral de coscoja, retamas y genisteas.

En la parte superior, por debajo de los riscos encontramos un pastizal muy degradado con aulagas y tomillo.

El Valle empezó a formarse a finales de la Era Secundaria – Cretácico y principios del Terciario como consecuencia de la Orogenia Alpina que plegó los sedimentos de una antigua cuenca. El resultado es una sucesión de grandes pliegues paralelos conocidos como cordilleras Béticas. El Valle del Guadiaro es el resultado de uno de esos pliegues que el paso del tiempo y el trabajo incansable del río a lo largo de 60 millones de años han acabado de modelar hasta darle la forma actual.

Valle del Guadiaro desde la Torre del Paso

Valle del Guadiaro desde la Torre del Paso

Río Guadiaro a su paso bajo el Puente de las Pepas

Valle del Guadiaro - Presa de las Buitreras - Puente de las Pepas

Valle del Guadiaro - Fauna

Panorámica del Valle del Guadiaro

Valle del Guadiaro

Río Guadiaro a su paso por San Pablo de Buceite el 18/03/2018

Río Guadiaro - San Pablo de Buceite

Río Guadiaro - San Pablo de Buceite

Las Fábricas de luz del Río Guadiaro

Desde tiempos ancestrales, el fluir del agua se ha utilizado para ayudar en las tareas cotidianas, desde sencillos mecanismos de molinería hasta instalaciones hidroeléctricas productoras de luz. Así, las márgenes ribereñas se han convertido en lugares idóneos para el aprovechamiento de la fuerza hidráulica de los ríos.

Esta ruta parte del norte del núcleo de la antigua colonia rural de San Pablo de Buceite, perteneciente hasta el primer tercio del siglo XX a la Sociedad Industrial y Agrícola del Guadiaro de la familia Larios y que en la actualidad sigue manteniendo ese carácter agrícola con una rica vega. Se inicia el recorrido en la margen derecha del Guadiaro, junto al cruce de la carretera con el camino del Molino, que hace referencia a las antiguas instalaciones de molinería de las orillas del río.

El sendero prosigue por el caserío de las huertas y se adentra entre naranjales, que ocupan gran parte de la Vega del Guadiaro. En estos cultivos leñosos llama la atención la elevada diversidad faunística, ya que el ambiente proporciona refugio y alimento abundante para muchos animales. Destacan las aves insectívoras, como mosquiteros, zarceros, currucas y ruiseñores, que revoletena frenéticamente en la espesura capturando pequeños insectos con los que alimentar a sus hambrientos pollos. También encontramos aves granívoras como los pinzones, verdecillos y verderones, presentes todo el año. Toda esta concentración de vida atrae a depredadores como el gavilán, experto cazador de pequeñas aves.

La ruta cruza el arroyo de Carretero y un pequeño canal que servirá como guía del recorrido propuesto. Cruza dos pequeños arroyos por el límite este del Parque Natural de los Alcornocales, abandona los huertos y se adentra entre vegetación mediterránea. El itinerario toca su fin en una pequeña explanada junto a un azud que eleva y deriva el caudal del río a la Central de El Corchado, pequeña fábrica de luz centenaria en la margen izquierda del río. Esta central, actualmente propiedad de Endesa, mantuvo una colonia obrera de trabajadores hasta su automatización. Sus pabellones, que aún se mantienen en pie, son actualmente propiedad del Ayuntamiento de Jimena de la Frontera y esperan ser destinados a usos ecoturísticos.


Un comentario

  1. Domingo Marquez escribio:

    Apicultura en el Valle del Guadiaro.
    “SIN LAS ABEJAS NO SERÍA POSIBLE”
    Así trabajan mis nenas en el valle del Guadiaro, en Cortes de la Frontera: http://andaluciarustica.com/cortes-de-la-frontera.htm, en la Cañada del Real Tesoro: http://andaluciarustica.com/canada-del-real-tesoro.htm, 30/04/2016. En este vídeo se puede observar como las obreras ingresan el polen y néctar de las flores. Otros trabajos de las abejas obreras: construcción de panales, ventilan y asean la colmena, atienden y alimentan a la reina y las larvas, recolectan agua y propóleo, defienden la colmena, etc.

Deja un comentario