Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Vélez Blanco

Pueblos de Almeria

Vélez Blanco – Parque Natural de la Sierra de María-Los Vélez

Vélez Blanco es un municipio situado al norte de la provincia, a 6 km de Vélez Rubio, en la Comarca de los Vélez, incluido en el Parque Natural de la Sierra de María-Los Vélez, caracterizado por su clima mediterráneo continental, por sus montañas agrestes de materiales calizos y dolomíticos, por sus masas forestales de pinares y encinas, y por la riqueza arqueológica de sus yacimientos y cuevas como lo demuestran la existencia en este municipio de la Cueva de Ambrosio, importante yacimiento del Neolítico, las pinturas rupestres de los abrigos de Santonge, de los Calares de Leria, la de Gabar y sobre todo la Cueva de los Letreros, declarada Monumento Nacional, y donde se encuentra la pintura que se ha convertido en el símbolo de Almería: el Indalo.

Además de esta impresionante riqueza, cuenta el pueblo de Vélez Blanco con una estructura urbana heredada de la época árabe, muy bien conservada y cuidada, que se corresponde con la belleza de todo el conjunto, presidido por el impresionante Castillo renacentista de Vélez Blanco, del que sólo queda la parte exterior pues la ornamentación interior fue vendida por sus propietarios a un anticuario francés en 1903.

El término municipal de Vélez Blanco es un lugar de asentamiento continuado desde los tiempos prehistóricos. La mejor representación del Paleolítico Superior y del Neolítico se encuentra en la Cueva de Ambrosio. En cuanto a la pintura rupestre destacan los abrigos de Santonge y sobretodo la Cueva de los Letreros, declarada Monumento Nacional.

Las primeras manifestaciones de los pueblos ibéricos datan de los siglos VII y VI a. C. localizados en cerros de mediana altura y junto al río o cerca de manantiales de agua. Más tardío será los restos encontrados en el mismo Vélez Blanco. La época romana se caracteriza por la proliferación de villas por todo el término municipal, su ocupación se extiende en el tiempo desde el siglo I al siglo V.

En el periodo de Al-Andalus continuarán los núcleos anteriores en forma de alquerías y empieza a adquirir importancia el propio Vélez Blanco por su posición estratégica. También empezará aparecer su nombre Velad al-Abyadh. El periodo nazarí se ve potenciada su capacidad defensiva para reforzar las fronteras del Reino de Granada. En el siglo XIV aparece como fortaleza inexpugnable por su solidez y por su doble recinto de murallas.

Tras la conquista cristiana, Isabel la Católica cede la villa en el 1503 a don Pedro Fajardo, éste la convierte en cabeza de su señorío. El castillo se construirá entre los años 1505 y 1516 en el que se incluiría la antigua alcazaba árabe.

Terminada la Guerra de las Alpujarras (1568-1570), los moriscos que quedaron fueron repartidos fuera del Reino de Granada. Vélez Blanco quedaría despoblado y la repoblación se llegó a cabo en el año 1574 con doscientos pobladores procedentes en su mayoría del Levante.

Durante los siglos XVII y XVIII se consolidarán los nuevos pobladores ampliándose el casco urbano y afianzando sus costumbres y formas de cultivo que cambiará en parte su paisaje. El siglo XIX traerá nuevos aires con la abolición de los señoríos; la ampliación de la zona industrial con nuevos molinos harineros, fábricas de hilaturas y tejidos; y esta comarca sería de las primeras en ser incluidas en el servicio de repoblación forestal creado en el 1888. El predomino administrativo de la comarca pasará a Vélez Rubio.

Con los inicios del siglo XX se desmantela el castillo con la venta de la ornamentación interior a un anticuario francés, hoy día se puede contemplar en el Museo Metropolitano de Nueva York. El declive demográfico de la segunda mitad del siglo, se empieza a parar hoy día e incluso se observa un incremento, hecho que nos revela de una sociedad dinámica que afrenta con ilusión los años venideros.

Monumentos de Vélez Blanco

Castillo-Palacio del Marqués de los Vélez, 1506-1515.
Estilo renacentista. Obra de F. Florentini. El patio de armas del Palacio se encuentra en el Metropolitan Museum de Nueva York.

Iglesia Parroquial de Santiago, 1.515-1.559.
Mezcla los elementos de la tradición gótica, renacentista y mudéjar. La carpintería de las cubiertas es obra del morisco Zunzunegui. Juan de Orea hizo sus retablos en 1.571, siendo destruidos en 1.936.

Iglesia de la Magdalena. Estilo mudéjar. Construida sobre las ruinas de una antigua mezquita.

Convento de San Luis, siglo XVI.
Rasgos mudéjares y renacentistas. Construido por Luis Fajardo de la Cueva, marqués de los Vélez. En su fachada destacan la torre y la portada con los escudos del marquesado. En su interior se conserva la parte superior de un retablo del siglo XVII.

Ermita de la Concepción, 1573-1577.

Casa de los Bañones, 1881.

Casa de los Serna. Conserva un altar en el se celebró la primera misa después de la conquista cristiana.

Yacimientos Arqueológicos de Vélez Blanco

Cueva de los Letreros
Declarada Monumento Nacional en 1924. Fue descubierta en 1868. Las pinturas rupestres tienen unos 6.000 años de antigüedad. Es famosa la imagen del Indalo, símbolo de Almería.

Cueva de Ambrosio.
Ocupada ininterrumpidamente desde la época del Paleolítico Superior hasta el Neolítico.

Cerro de las Canteras.
Se encuentran los restos del mayor poblado y necrópolis del Neolítico de la península.

Alcazaba.
Actualmente sólo se conservan algunos restos de murallas y un aljibe.

Torres vigía.
Río Claro, Taibena y Pozo Belmonte.

Urbanismo

Fuentes.
Cinco Caños, Caños de Caravaca y La Novia.

Barrio de la Judería.

Teatro.

Calle Corredera.
Calle en forma de «L» que alberga las principales casas señoriales.

Fuentes y Manantiales de Vélez Blanco

  • Balsa de Alara
  • Fuente Mahón
  • Fuente del Peral
  • Caños de la Plaza
  • Caños de la Novia
  • Fuente de las Pilas
  • Balsa del Albardero
  • Lavadero del Badén
  • Pozo de Juan López
  • Caños de la Alameda
  • Fuente de Martilena
  • Fuente de la Higuera
  • Lavadero del Portillo
  • Caños del Mesón
  • Fuente de los Pastores
  • Fuente de la Carnicera
  • Fuente de los Tornajos
  • Fuente de las Almohallas
  • Manantial de los Molinos
  • Fuente de los Cinco Caños
  • Manantial de Hila de Cagüi
  • Fuente del Cortijo del Moral
  • Manantiales del Hila del Judío
  • Fuente de los Caños de Caravaca
  • Fuente del Cortijo de Cuesta Arjona
  • Surgencias del Barranco de las Fuentes

Árboles Singulares en Vélez Blanco

  • Sabina del Mancheño
  • Serbal del Cortijo de Tello
  • Olmo del Cortijo del Tello
  • Madroño de las Almohallas
  • Sabina del Cortijo del Puerto
  • Encina de la Cañada de Tello
  • Pino de la Hoya del Carrascal
  • Sabina del Barranco Batanero
  • Encina del Cortijo de Perigallo
  • Pino del Cortijo de las Cañaícas
  • Encina del Cortijo de las Cañaícas
  • Acerolo del Cortijo de la Balsa Alta
  • Enebro de la miera de la Hoya del Carrascal

Gastronomía de Vélez Blanco

Típica de la riqueza natural que ha ofrecido esta tierra desde época antigua. Destacan y recomendamos las sabrosas y nutritivas migas de harina, comida tradicional de la gente campesina, sencillas en su confección. Se sirven: bien con uva, tomate crudo y aceitunas picadas al estilo local (aliñadas con romero, tomillo y naranja); bien con arenques, ajos, pimientos tostados y remojón picante.

No se pueden olvidar la repostería los sabrosísimos gurullos con perdíz o liebre.

Es digna de mención la repostería de la localidad donde son únicos los «bilbaos», «mantecados dormidos» y otros.

Cómo llegar a Vélez Blanco

Salir de Almería. Tomar Carretera de Granada. Atravesar Huércal de Almería. Seguir todo recto. Tomar la carretera nacional N-340 en dirección: Huércal de Almería – Almería – E-15 – N-340 – Nijar – Murcia. En la rotonda, tomar la salida 1 Continuar en: A-92A en dirección: A-92 – Benahadux – Guadix. Travesía de Benahadux. En la rotonda, tomar la salida 3 Continuar en: A-92 en dirección: Guadix – Granada. Tomar la salida en dirección: Salida 373/376 – Tabernas – Murcia – N-340a. En la rotonda, tomar la salida 2 Continuar en: N-340A. Pasar cerca de Tabernas. En la rotonda, tomar la salida 4 Continuar en: A-349. Pasar cerca de Tahal. En los alrededores de Olula del Río, continuar en: A-334. Girar a la izquierda: A-399. Travesía de Partaloa y llegar a Chirivel. En Chirivel, tomar Avenida de Andalucía. Tomar A-92N. Tomar la salida en dirección: Salida 404 – Veléz Rubio – Velez Blanco – María – Vía de Servicio – Parque Natural de la Sierra de María-Los Vélez – A-317. Atravesar Vélez Rubio y seguir indicaciones hasta Vélez Blanco.

Distancias desde Vélez Blanco

Oria 42 km
María 9 km
Orce 39 km
Chirivel 24 km
Huéscar 54 km
Almería 145 km
Húercal Overa 48 km
Puerto Lumbreras 33 km

Senderos en Vélez Blanco

Sendero Solana del Maimón
Sendero Cueva de los Letreros

Miradores en Vélez Blanco

Mirador del Puerto del Peral

Mirador Collado de las Arenas

Si alguna panorámica puede recoger en una sola imagen la singularidad del Parque Natural Sierra María – Los Vélez es, sin duda, la que se puede apreciar desde este mirador. Dos magníficos monumentos desadían el paso del tiempo: de un lado el majestuoso Castillo de los Fajardo – cultural, y símbolo de la comarca, de otro La Muela, impresionante torreón rocoso labrado por la continua acción erosiva del agua. Esa es la característica que define este espacio natural: la perfecta integración de las riquezas naturales, culturales e históricas en un mismo territorio.

El espectacular Castillo de Los Fajardo fue levantado en el siglo XVI por el Marqués de Los Vélez sobre una antigua alcazaba musulmana. Preste atención a su posición sobre el terreno, a salvo de cualquier ataque. Desde sus torres se tiene el dominio visual de la fértil vega de Vélez Blanco y de su núcleo urbano cuyas casas blancas, con cubierta de teja árabe, se asientan sobre la ladera. El agua, abundante por la naturaleza del terreno, fluye por fuentes y acequias, regando cultivos que son ya ancestrales. El paisaje velezano es hoy como usted lo puede observar gracias a la sabia mano de su población, que ha sabido adaptarse a sus recursos naturales a lo largo de la historia.

Protagonizando esta panorámica aparece La Muela, máximo exponente de la Sierra del Gigante. Este farallón de roca caliza le permite apreciar el contraste que existe entre la solana y la umbría en estos relieves montañosos. Todas las sierras del Parque se disponen en orientación este-oeste lo que origina una marcada diferenciación de laderas al norte y al sur. Fíjese en las Muelas, la cara que tiene frente a usted es la solana, orientada al sur. Está totalmente desprovista de vegetación, expuesta a la erosión, plagada de cárcavas y barrancos típicos de las zonas áridas. La cara norte, algo escondida desde este mirador, es la umbría. La montaña le sirve de abrigo y le proporciona un ambiente más húmedo, por eso está cubierta por un espeso pinar que protege el suelo de la erosión. Usted está ahora mismo en otra umbría, la del Maimón. Esta diferenciación es característica común de las formaciones montañosas de este entorno y proporciona una gran diversidad de hábitats.
Fuente: Poste informativo Mirador Collado de las Arenas.


0 comentarios