Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Vélez-Rubio

Pueblos de Almeria

Vélez-Rubio, Comarca de los Vélez

Vélez-Rubio es capital de la comarca de los Vélez y está situado al norte de la provincia, en el límite con la provincia de Murcia. En su término se puede pasar desde el fondo de las ramblas a los llanos y lomas, y desde éstas a los escarpes y grandes alturas. Vélez-Rubio está incluido en el  Parque Natural de la Sierra de María-Los Vélez, caracterizado por su clima mediterráneo continental, por sus montañas agrestes de materiales calizos y dolomíticos, por sus masas forestales de pinares y encinas, y por la riqueza arqueológica de sus yacimientos y cuevas.

El pueblo de Vélez-Rubio, asentado sobre una colina rodeada de vega, es un conjunto de varios estilos y orígenes, según el momento histórico de la población. Lo más representativo corresponde a los Siglos XVIII y XIX, coincidiendo con los momentos de auge económico: la Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación, Monumento Histórico- Artístico; la Iglesia de Ntra. Sra. del Carmen; y un buen número de edificios que forman parte de la arquitectura doméstica: mansiones señoriales, viviendas de grandes propietarios y viviendas modernistas. Todo ello produce un conjunto de enorme interés arquitectónico.

La primera recopilación de algunos datos referentes a la prehistoria nos la ofrece Rubio de la Serna en 1900, en su libro «Monografía de la Villa de Vélez-Rubio y su comarca». En ella señala los descubrimientos de algunas hachas de piedra, generalmente de diorita y algunas puntas de flecha de pedernal. Estas notas son recogidas y ampliadas por Palanques Ayén en su «Historia de Vélez-Rubio» escrita en 1909. Por aquel entonces escribía Rubio de la Serna con respecto a las hachas de piedra: «Conocida es la opinión, especie de superstición, que atribuye a aquellas piedras un origen atmosférico o meteórico, creyéndolas exhalaciones caídas durante una tempestad; y de aquí el denominarlas centellas o piedras de rayo, de relámpago y de trueno». Afortunadamente, desde entonces, la arqueología ha evolucionado y hoy nos permite acercarnos al estudio de nuestra prehistoria de una manera más racional.

Dado que no podemos extendernos en demasía, señalaremos algunos de los aspectos más interesantes de la reciente investigación. En el término municipal de Vélez-Rubio se conocen en la actualidad yacimientos arqueológicos que nos permiten afirmar que desde hace más de treinta mil años estas tierras estuvieron ocupadas por el hombre, explotando sus recursos, practicando la caza y la recolección. Faltan testimonios del Paleolítico superior que, sin embargo, está muy bien representado en la cercana Cueva de Ambrosio (Vélez Blanco).

Pero sí se han localizado yacimientos del Neolítico, en los momentos en los que ya se practica una economía de producción y se había sedentarizado la población. La excavación del Cerro de Los López, realizada en 1986, permitió conocer cómo eran las cabañas de aquellos momentos. Realizadas con zócalos de piedra y con paredes formalizadas con postes de madera, cañizo y cuerdas, recubiertas de arcilla y con un hogar central. La cerámica, la industria lítica y los restos de fauna nos permiten asegurar que ya se practicaba la agricultura y se dominaba la domesticación de los animales, aunque todavía se seguía cazando.

La gran sepultura megalítica nos habla también del enterramiento colectivo de sus muertos, en un ritual cargado de simbolismo del que aún se nos escapan importantes aspectos. Hacia la mitad del tercer milenio (2500 antes de nuestra era), se produce un incremento de población, a juzgar por los yacimientos documentados en la Edad del Cobre, cuando el hombre empieza a dominar los primeros trabajos metalúrgicos. Algunos yacimientos, como el Cerro Redondo, se localizan en la proximidad de las brechas de malaquita del Cerro de las Minas. Otros, como el de Venta Picolo, excavado con motivo de la realización de la autovía, han aportado importante documentación sobre la organización de los poblados en esta etapa. También son numerosas las evidencias de la ocupación en la Edad del Bronce, encontrándonos frente a un vacío poblacional en la etapa ibérica.

Por su parte, la romanización está muy bien documentada, tanto a través de las fuentes, con el paso de la Vía Augusta, recogida en el Itinerario Antonino, de la que han aparecido miliarios en la Rambla de Chirivel y en las faldas de la Sierra de las Estancias, como por las evidencias de población dispersa documentada en las prospecciones arqueológicas y la excavación del cercano yacimiento de El Villar (Chirivel).

Son numerosos los enterramientos tardorromanos localizados en el término municipal de Vélez-Rubio. Tangencial al actual núcleo urbano en las Peñicas, se descubrió, en 1986, un sillar y un fragmento de fuste decorado perteneciente a una iglesia visigoda cuya ubicación no debió de estar muy lejos. Sin embargo, las evidencias materiales más tangibles del paso de la historia son las grandes construcciones, fortalezas y torres, correspondientes a la etapa musulmana. Dominando la vega, la fortaleza de Velad Al-Hamar (El Castellón), centro neurálgico de la población hasta final del siglo XV. Vigilando las tierras fronterizas, la Atalaya del Charche y la de Fuente Alegre, componentes fundamentales del sistema de vigilancia de la frontera nazarí. Como señalábamos anteriormente, a final del siglo XV, con la caída del reino nazarí y la nueva ocupación del territorio, se abandona el asentamiento de El Castellón y se desarrolla la primera trama urbana del actual núcleo de Vélez Rubio. Comienza así la historia un casco urbano que camina hacia la declaración de Conjunto Histórico Artístico.

Monumentos de Vélez-Rubio / Qué ver

Puertas de Lorca
Puerta de Granada
Ermita de la Salud
Almazara de Aceite
Iglesia de la Purísima
Casa Manchón (C/ Abadía)
Antiguo Colegio de San José
Iglesia y Palacio de San José
Convento de María Inmaculada
Iglesia de Nuestra Señora del Carmen
Casa de los Rame (C/ Carrera del Carmen)
Ayuntamiento, siglo XVIII. Fachada barroca.
Mansión Velezana «El Indiano» (C/ Mercado)
Biblioteca Pública Municipal Fernando Palanques

Iglesia de la Encarnación

El actual edificio sustituye a otra iglesia barroca fuertemente deteriorada por los terremotos de 1724 y 1751. La casa marquesal de los Vélez estaba obligada a la construcción y reparación de las iglesias del territorio, quedando la ornamentación interior a expensas del Obispado. El templo parroquial de Vélez Rubio, principal adorno del casco urbano, se presenta como la obra fundamental del barroco dieciochesco almeriense. La portada del hastial, dedicada a la Encarnación, y el retablo mayor, centrado por la Anunciación, en madera realizado por Francisco Zesta (1769-1777) y el órgano formado por Gregorio Denoyen en 1796, son los conjuntos iconográficos más importantes del templo, en el que también son destacables los retablos de las capillas del Sagrario y la Encarnación, así como las imágenes del Cristo de la Sangre, o Señor de la Caja, y de Nuestra Sra. del Rosario, patrona de la localidad de Vélez Rubio.

El Castellón

Antigua fortaleza de Velad al-Ahamar (Vélez el Rojo), formó parte del sistema de defensa de la frontera entre el reino nazarí y el cristiano. Tiene una posición estratégica, en un lugar de difícil acceso y angosto, desde donde se controlaban los caminos obligados de comunicación y guardaban a las pequeñas comunidades agrícolas que se agrupaban en sus inmediaciones. Era un auténtico bastión defensivo al estar rodeado, a manera de foso, por el recodo que forma la rambla de Chirivel al bordearla por su vertiente norte y el cauce de la rambla del Ginte por el sur y el este, donde ambas confluyen. La plaza hispanomusulmana estuvo en poder cristiano entre 1436-1446, capitulando definitivamente en 1488. Su despoblación progresiva a comienzos del siglo XVI se debió a su alejamiento de la tierra de cultivo, el fatigoso acceso y a la escasez de agua. Conserva restos de dos recintos, dos aljibes, muralla, torres… realizados en mampostería.

Fuente del Gato

En las inmediaciones de la población y fertilizando las fincas bajas y hondonadas del valle, hay varias fuentes. Hoy nosotros destacamos este precioso manantial, Fuente del Gato, antes conocida como de los Curas o de las Curas. Sus aguas tienen propiedades sodioferruginosas-acciduladas-frías, siempre han tenido fama de ser muy indicadas por sus virtudes tónico-depurativas para la curación de enfermedades cloróticas. Es uno de los lugares de reunión de la población para las meriendas del día de San José. Decora el caño una escultura de una cabeza de gato obra del artista Miguel Llamas.

Plaza de la Encarnación

En torno a la Plaza de la Encarnación se disponen un grupo armonioso de arquitectura de diferentes épocas y estilos. Destaca la presencia de la casa consistorial, en origen un edificio barroco construido en 1732, aunque fue muy transformado en el siglo XIX y XX; en el eje central, la portada, el balcón principal y el cuerpo ornamental, que enmarca el escudo de la villa entre volutas y columnillas. La fachada de la iglesia, la casa con los escudos del Vizconde de Gracia Real…

Ha cambiado distintas veces de nombre, acomodándose a las vicisitudes de los tiempos. Así, se llamó Plaza del Castillo, de San Pedro, del Concejo, de la Iglesia, de la Villa, Plaza Mayor y Plaza Real y de la Constitución. Hoy es uno de los lugares fundamentales de reunión de los vecinos y actividades.

Parque del Mesón

Precioso parque urbano que se construyó en torno a la Balsa del Mesón, un embalse de contención del agua de riego. El crecimiento que experimentó la vega tras la reconquista del territorio por las armas del Rey Católico, acrecentó también la necesidad de los riegos, y entonces el Concejo y los propietarios construyeron una gran alberca denominada del Mesón para recoger las aguas durante las horas de noche que hasta entonces discurrían perdidas. Durante años se utilizó de piscina municipal. Hoy, en torno a ella, se han creado diferentes parcelas ajardinadas con espacios dedicados al “jardín del desierto”, homenaje al matrimonio Kunkel, jardín del hermanamiento con el Parque Natural Altmühltal, en Alemania.

Museo Hospital Real

Tras diferentes intervenciones arquitectónicas, este magnífico edificio de estilo barroco fue rehabilitado entre 1988 y 1991 por una Escuela Taller para ser ubicado el Museo Comarcal Velezano “Miguel Guirao”, con colecciones de arqueología, vida y costumbres populares y un Centro de Interpretación “El arte y su tiempo”. En el interior todo se articula en torno al patio, columnado en la parte inferior. La colección arqueológica se compone de varios cientos de piezas de decenas de sitios arqueológicos. El discurso museográfico de las salas de etnografía se ha elaborado después del trabajo de investigación antropológica en la comarca y de la colección que forma parte de los fondos.

En el Centro de Interpretación “El arte y el tiempo” realizamos un viaje a través de los diferentes estilos artísticos que han recalado con especial énfasis y de los cuales se conservan restos de importancia, desde la Edad Media hasta el arte contemporáneo, incluida la destrucción y/o conservación del patrimonio cultural.

Cerro Colorao

Pequeña ermita situada a las afueras del pueblo, fruto de la religiosidad popular y el mito. Según la tradición, conmemora el arrepentimiento de un grupo de bandidos capitaneados por Lorenzo, en la tarde del 5 de agosto de 1878, por lo que Fray Diego José de Cádiz colocó en este lugar una cruz de madera que él trajo a este lugar sobre sus hombros desde el convento Franciscano. Es una pequeña ermita con tejado a dos aguas y que destaca sobre el rojizo cerro en el que se fundó. Desde su cima se contempla una gran parte de la hermosa vega de Vélez Rubio y tierras circundantes de Vélez Blanco. Tradicionalmente era un lugar de cita de los vecinos para pasar un día de ocio y recreo en el campo y tomarse las lechugas. Esta tradición, perdida hace unos años, se ha vuelto a recuperar recientemente.

Yacimientos Arqueológicos

Alcazaba.
En el cerro del Castellón, sólo se conserva parte de la muralla y un aljibe de la parte baja.

Torres vigías.
Pimentón, siglo XIII, Charche y Fuente Alegre.

Urbanismo

Casco urbano.

Plazas y Ermita de la Salud.
Carrera del Carmen.
Con numerosos ejemplos de arquitectura local. En ella se encuentra el Antiguo Hospital de San José del siglo XVIII.

Casa de la Tercia, siglo XVII.

Museos
Museo Comarcal Miguel Guirao.
Dedicado a la arqueología, historia, etnografía y naturaleza de distintas épocas.

Gastronomía de Vélez-Rubio

Migas. Puchero. Caldo de huevos. Gurullos (pasta de harina, agua y aceite que se desmenuza formando unas bolitas o granos). Remojón. Pelotas. Choto a la pastoril. Trigo guisado. Fritada de sangre. Hornazo. Dulces: Roscos de aguardiente. Roscos de naranja. Almendrados. Suspiros.

Fuentes y Manantiales

  • Fuente Nueva
  • Fuente Grande
  • Fuente del Piojo
  • Fuente de Omar
  • Fuente de Jarea
  • Fuente del Gato
  • Fuente Calderón
  • Fuente del Perro
  • Fuente del Moral
  • Fuente del Jordil
  • Fuente de Tonosa
  • Fuente de la Canaleja
  • Fuente de la Alquería
  • Fuente de los Asensios

Cómo llegar a Vélez-Rubio

Salir de Almería. Tomar Carretera de Granada. Atravesar Huércal de Almería. Seguir todo recto. Tomar la carretera nacional N-340 en dirección: Huércal de Almería – Almería – E-15 – N-340 – Nijar – Murcia. En la rotonda, tomar la salida 1 Continuar en: A-92A en dirección: A-92 – Benahadux – Guadix. Travesía de Benahadux. En la rotonda, tomar la salida 3 Continuar en: A-92 en dirección: Guadix – Granada. Tomar la salida en dirección: Salida 376 – N-340a – Tabernas – Sorbas. En la rotonda, tomar la salida 2 Continuar en: N-340A en dirección: Sorbas – Tabernas. Pasar cerca de Tabernas. En la rotonda, tomar la salida 3 Continuar en: A-349. Pasar cerca de Tahal. En los alrededores de Olula del Río, girar a la derecha: A-334. Atravesar Albox. Tomar ALP-301 y entrar en Vélez Rubio.

Distancias

María 15 km
Chirivel 19 km
Almería 140 km
Tabernas 110 km
Vélez Blanco 6 km
Olula del Río 61 km
Baños de la Fuensanta 19 km

Senderismo

Sendero Cerro del Castellón SL-A 152

Tras salir de Vélez-Rubio, pasaremos brevemente por la Rambla de Chirivel con vegetación propia de rivera, chopos, olmos, cañaveral… Emprenderemos la subida al Cerro del Castellón en cuya cumbre, dominando la vega, la fortaleza de Velad Al-Hamar. Tanto la subida como la bajada la realizaremos entre pinos de repoblación. Volviendo de nuevo por la Rambla de Chirivel al punto de partida.

Vélez-Rubio cuna de culturas de la Edad del Bronce y del Cobre, en este núcleo se asentaron los romanas aprovechando que por él pasaba la calzada que unía Cartago con Cástulo. Su mayor esplendor y auge económico se daría en los s. XVIII y XIX, coincidiendo con la construcción de los elementos arquitectónicos más representativos que van desde las Mansiones Señoriales con influencia barroca, hasta las viviendas modernistas o historicistas de vistosa decoración. El patrimonio de Vélez Rubio se enriquece aún más si se tienen en cuenta los yacimientos y restos de civilizaciones que alberga, así como los edificios religiosos. De los primeros son destacables el Yacimiento neolítico del Cerro de los López y los restos de la fortaleza islámica del Cerro del Castellón. La Iglesia de la Encarnación, templo del s. XVIII, es el máximo exponente del barroco religioso almeriense. Fue declarada Monumento Nacional en 1982. El Convento de la Inmaculada y su iglesia también son buenas muestras del Barroco.

Alojamientos Rurales

  • Casa Joya (12 personas)
  • Casa Paco (12 personas)
  • Casa Arturo (10 personas)
  • Casa El Laurel (7 personas)
  • Cortijo El Pino (20 personas)
  • Casa Luna Vista (8 personas)
  • Cortijo Alcibara (14 personas)
  • Cortijo La Estrella (29 personas)
  • La Casa de Asensia (8 personas)
  • Cortijo Olivar Alto (10 personas)
  • Cortijo Los Carriles (14 personas)
  • Cortijo Villapepino (21 personas)
  • Cortijo El Descanso (12 personas)
  • Cortijo Los Papelones (7 personas)
  • Cortijo Los Azulares Dos (18 personas)
  • Cortijo Cuatro Chimeneas (12 personas)
  • Cortijo Rural Los Chiripas (20 personas)
  • Casa Rural Cortijo Celdrán (12 personas)

Ayto. de Vélez-Rubio | Dipalme


0 comentarios

Deja un comentario