Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Badajoz

Villanueva de la Serena

Pueblos de Badajoz

Villanueva de la Serena “Puerta soy de la Serena”

El municipio de Villanueva de la Serena se encuentra en la provincia de Badajoz, formando parte de la Comarca de las Vegas Altas del Guadiana, Extremadura. Los municipios vecinos y más cercanos son Don Benito, La Haba, Rena, Magacela, Villar de Rena, Mengabril y La Coronada entre otros.

Villanueva de la Serena es una ciudad que ha sabido armonizar su notable pasado histórico con el futuro, sin dejar a un lado el curso de la más palpitante actualidad. En la ciudad se conjugan, en un valioso equilibrio dinámico, lo urbano con sus plazas, parques, edificios de gran valor histórico y monumental, con lo semiurbano como el Palacio de Congresos Vegas Altas, de singular valor icónico y un gran parque comercial de ocio y consumo; junto a lo propiamente rural; el campo de golf del Quinto Coto de 9 hoyos cortos; los caminos y pistas de la finca municipal Quinto Coto y los riberos de los ríos Zújar y Guadiana.

El espacio urbano de la Plaza de España y su periferia, forman un conjunto arquitectónico singular. Invita a caminar, pasear por calles llanas, adentrarse por su historia y personajes a la vez que disfrutar de los servicios, comercios y establecimientos que tiene. Villanueva de la Serena es una ciudad viva, abierta, hospitalaria en constante desarrollo, que ha experimentado en la última década, una profunda transformación.

Puerta soy de la Serena, reza en su escudo y así abraza y une a tres comarcas: la inmensa llanura de La Serena, la fértil tierra de Vegas Altas y la seductora naturaleza de La Siberia. En sus proximidades, Guadiana y Zújar sellan su unión siendo testigos de un remoto pasado que riegan sobre la misma tierra.

Hoy, la ciudad que fuera un importante asentamiento de la Orden de Alcántara, se erige como Smart City, con el uso de las nuevas tecnologías para alcanzar mayor bienestar social, prestar mejores servicios públicos y favorecer al desarrollo empresarial.

Es la muestra elocuente del poder de las personas que se unen, inspirados por un imaginario común y asociados para perseguir y alcanzar un objetivo común. Detrás de los monumentos, de sus celebraciones, tradiciones o fiestas, hay una comunidad viva y despierta, que se afana en estar al día con su tiempo. A Villanueva se la quiere por su gente.

Historia de Villanueva de la Serena

La Villanueva de la Serena que hoy conocemos tiene sus orígenes a mediados del siglo XIII, si bien es cierto que en los alrededores de nuestra ciudad hay vestigios que nos hablan de que nuestras tierras fueron pobladas en tiempos romanos, hecho del que dan fe, los restos de una ciudad romana llamada Porticulus, cuyo significado es puerta y puerto, llave, entrada y paso. Como precedente directo del núcleo que hoy conocemos aparece Vesci, establecida en el siglo I d.C. No obstante, otros autores atribuyen a la localidad un origen más antiguo, pues se remontan a la época de los túrdulos.

Ya en el siglo X aparece el castillo de Mojáfar o Almojáfar, levantado por los árabes en el margen derecho del río Guadiana y que servía como puesto de defensa o atalaya del río en esta zona.

Posteriormente, en 1303 el núcleo fue cedido por Fernando IV a la orden de Alcántara para su repoblación, bajo el nombre de Aldeanueva. En 1423 alcanzó el rango de Villa, contando con una cerca amurallada de la que aunque no se conservan vestigios, si que se conoce su trazado.

En 1504 se asentaba en ella el Priorato de la Orden trasladado desde Magacela. Desde esa época la población luce en su escudo el lema “Puerta soy de La Serena”.

A finales del siglo XVI y comienzos del XVII (con una población aproximada de 3.500 habitantes), se convirtió en el municipio más importante de la comunidad de Villa y Tierra de Magacela encabezando los 18 pueblos enclavados en el territorio de la Real Dehesa de la Serena. Junto con Siruela, fue la sede de las reuniones de la Mesta, distinguiéndose a partir del siglo XVII como uno de los centros más florecientes de la región.

En el XIX (1856) recibió de Isabel II el título de Ciudad. A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye como municipio constitucional en la región de Extremadura. Desde 1834 es cabecera y sede del Partido judicial de Villanueva de la Serena.

Durante la Guerra Civil, Villanueva fue leal a la República, cayendo en poder del bando sublevado en julio de 1938 y sufriendo entonces los republicanos una violenta represión por parte de las fuerzas franquistas.

Villanueva de la Serena ha experimentado en los últimos tiempos un extraordinario desarrollo, habiéndose convertido en pocas décadas en una ciudad moderna, abierta y dinámica, muy pujante en el terreno económico, social y cultural, constituyendo, junto con Don Benito, un poderoso centro de servicios, cuya influencia se proyecta con fuerza sobre todo el territorio circundante.

Monumentos / Qué ver en Villanueva de la Serena

  • La Jabonera
  • Plaza de España
  • Casa de la Tercia
  • Casa de los Bolos
  • Palacio de Congresos
  • Capilla de Santa Isabel
  • Antigua Cámara Agraria
  • Castillo de la Encomienda
  • Capilla del Santo Sepulcro
  • Parroquia de San Francisco
  • Casa Consistorial / Ayuntamiento
  • Biblioteca Municipal “Felipe Trigo”
  • Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción
  • Monasterio de San Benito o Palacio Prioral

Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción: La Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción es un edificio de grandes proporciones construido en granito y arquitectura de estilo herreriano. Existió una iglesia primitiva, antecesora de la actual que databa de 1265, levantándose el cuerpo principal en 1325 y en 1575 la capilla mayor. La obra fue reedificada de nuevo, según su aspecto presente en 1608, concluyéndose la torre en 1634.

De planta rectangular, el interior consta de cabecera y tres naves, la primera con cúpula que se eleva a 33 metros del suelo y bóveda de arista, las laterales, de 25 metros, están sostenidas por ocho soberbias columnas. La torre se halla a la derecha de la portada principal, cuadrada y de notables dimensiones, es una construcción de piedra sillar dividida en tres cuerpos separados por sencillas cornisas.

El retablo que preside el Altar Mayor es obra de Antonio Martín Martínez de Zafra. En el segundo cuerpo se encuentra la hornacina de la Virgen de la Asunción, titular de la parroquia, obra del escultor Sebastián Santos. Las pinturas fueron realizadas por los artistas sevillanos Rafael de Blas Rodríguez y su hijo, Juan Antonio de Blas.

En su interior destacan la excelente talla de la Virgen de los Dolores, del autor Mariano Benlliure, así como la réplica, realizada en 1948 por Gabino Amaya del Cristo de la Pobreza. Asimismo mencionar, las obras del escultor villanovense Eduardo Pino: El Sagrado Corazón de Jesús, La Virgen de Guadalupe, Patrona de Extremadura y la Inmaculada Concepción. Capítulo aparte merece la tabla que se atribuye a Luis de Morales. Se consideró perdida durante muchos años, sin embargo estuvo custodiada en el convento de las Concepcionistas Franciscanas. Representa a la Virgen con su Hijo y San Juan niños. Las verjas y cerrajería artística, fueron diseñadas, forjadas y repujadas por los artistas villanovenses Alfonso Pineda e Hijos. La verja del baptisterio se debe a José Roldán, artesano de la localidad.

Monasterio de San Benito o Palacio Prioral: Construido por el Maestre de la Orden de Alcántara, Juan de Zúñiga y Pimentel en 1494; reconstruido durante el reinado de Carlos III. En el Siglo XVIII, tras el saqueo e incendio provocado por las tropas francesas, se reedificó de nuevo.

La Capilla del Santo Sepulcro, anexa a la iglesia de San Benito, fue construida por el Concejo de la Mesta y en 1673 el Prior de Magacela Don Luis Velázquez de Zúñiga fundó en este edificio la Capilla. En el exterior tiene un impresionante escudo de granito.

Parroquia de San Francisco: Es una iglesia de una sola nave, con una capilla octogonal adosada al lado norte y techo de bóveda con cúpula en el crucero. Fue construida al final de la etapa renacentista y principios del período barroco, sobre 1595. Construida básicamente en ladrillo, el granito sólo se utilizó para las partes más nobles, tales como las puertas, columnas y pilares. Consta de dos puertas; la puerta principal labrada en piedra de cantería, con influencia herreriana, más monumental y cuya hornacina alberga una imagen de la virgen de las angustias y la otra puerta es la puerta del evangelio, mucho más sencilla, está rematada con una hornacina con concha en la que hay una imagen de San Bartolomé.

Capilla de Santa Isabel: Situada en el mismo lugar donde estuvo el anterior cementerio parroquial, ya desaparecido. Su fundación data del año 1893 y se debe al matrimonio villanovense entre Don Julián Escribano Sánchez y Doña Ana Montero González, que la hicieron construir en memoria de su hija Isabel, fallecida en plena juventud.

La Capilla con amplio vestíbulo, verjas de hierro forjado, frontón triangular rematado por espadaña con campana, tuvo en el altar una imagen del crucificado y en hornacina superior, otra de Santa Isabel.

Los fundadores pretendieron que pudiera servir para el culto público dando mayor solemnidad a los oficios de los sepelios, que se desarrollaban en el portal de entrada al cementerio.

Actualmente el edificio se encuentra en fase de rehabilitación, que una vez concluya tendrá uso social.

Castillo de la Encomienda: El castillo de la encomienda o castillo de castelnovo, es una fortaleza del siglo XIII, se encuentra en un cerro a ocho kilómetros de la localidad. Tras la conquista de Trujillo en 1232 por Fernando III, el monarca, acompañado por los caballeros de la orden de Alcántara y por el obispo de Plasencia, entró en la comarca de la Serena reconquistando algunas fortalezas islámicas.

Don Arias Pérez rendiría y echaría por tierra el castillo musulmán de Mojáfar, construyéndose después, este nuevo castillo sobre el mismo emplazamiento.

Se pueden distinguir tres zonas: el núcleo original, formado por la fortaleza, el antemuro almenado y un tercer recinto añadido ante las grandes torres que ampliaban la superficie ocupada por el antemuro, construido en mampostería. Se encuentra actualmente en buen estado de conservación y es una propiedad privada, por lo que no se puede visitar.

Casa de la Tercia: Su nombre es debido a su función de almacén de granos recaudados de los tributos que abonaban todos los vecinos a la Orden. Edificio de gran importancia histórica, ubicado en la calle Pizarro (antigua Judería). Construido en 1310, era el domicilio de algunas personalidades de la Orden de Alcántara. Se instaló en ella la Mesa Maestral. «De Villanueva de la Serena salió la voz que había de contribuir eficazmente a la pacificación de Castilla». El día 17 de marzo de 1313 se reunieron los Comendadores y Maestres de las diferentes Órdenes, que acordaron unirse para defender los derechos de Alfonso XI.

Este edificio consta de dos pisos con fábrica de mampostería encalada y piedra, con portada granítica adintelada en el bajo y tres ventanas con sus rejas en el alto. En la actualidad se encuentra en estado de restauración.

Durante el siglo XVII la contaduría corrió a cargo de los banqueros Fugger (conocidos como Fúcares), se les concedió el asiento del Maestrazgo a cambio de las sumas proporcionadas a las arcas reales, exhaustas con los gastos de la elección imperial y las guerras.

Casa Consistorial / Ayuntamiento: El Concejo, Justicia y Regidores de Villanueva de la Serena solicitaron y obtuvieron del rey Felipe II, con fecha 25 de agosto de 1575, licencia para construir el Ayuntamiento y los edificios necesarios. Obtuvieron asimismo licencia para tomar del censo a cantidad de 250.000 maravedís, para edificar la Casa, incluyendo «pósito para el trigo, cárcel y audiencia, por no haber en dicha villa, lo que debía haber”.

La obra fue concluida parcialmente en 1583, según reza en el escudo de entrada de la Casa de Austria. Sin duda es el edificio más representativo de la ciudad, y una de las Casas Consistoriales de mejor traza de la región.

En la zona baja se abren tres amplios arcos de medio punto, sobre columnas jónicas, configurando un atrio porticado. En el piso superior se dispone de una balconada corrida, con cinco ventanas adinteladas de sobrio enmarque granítico. En el coronamiento en forma de frontón se aloja el escudo de la Villa y una inscripción señalando el año de 1583 «siendo gobernador el señor licenciado Duarte de Laguna».

Plaza de España: Era un ensanchamiento del camino ganadero de la trashumancia a su paso por la población. Los soportales, construidos para protección de vecinos y de los antiguos puestos del mercado, no aparecen hasta 1781 con la decadencia de la Mesta. Las miles de cabezas de ganado que componían los rebaños de la Mesta, atravesaban la población entrando por la Puerta de la Villa y saliendo por la otra puerta de la muralla.

La plaza de Villanueva recibió su actual denominación de Plaza de España el 2 de noviembre de 1938.

En 1896 concluía la edificación de portales en el lateral que va desde el Ayuntamiento hasta la calle de Santa María de Guadalupe y finalmente se terminaron los que aparecen frente a la Casa Consistorial en su último tramo, al iniciarse la década de los años cincuenta.

Casa de los Bolos: Con esta denominación se conoce en Villanueva de la Serena un edificio situado en la calle Zurbarán junto al parque central. Su terminación coincidió con el primer cuarto del siglo XX. Consta de dos plantas y torreón; mirador de madera con decoraciones de azulejos, al igual que la cornisa, y en el torreón, un ajimez cuyo alfiz enmarca el blasón de los Reyes Católicos en cerámica policromada. Zócalo de sillares de cantería almohadillados.

Distribuidos por la fachada de la planta alta destacan los bolos esféricos de granito que dan nombre a la mansión. Sobre el arco de la puerta principal, las armas de la Casa Mendoza. Las artísticas rejas de hierro se forjaron en Villanueva y las maderas antiguas, fueron traídas de diversas procedencias.

El palacio fue construido por el maestro de obras villanovense Don Juan Santos Sánchez, por iniciativa y siguiendo las directrices de su propietario Don Ricardo Guisado Casillas.

La Jabonera: Denominación popular de la Fábrica de Jabones propiedad de Don José Gallardo, único exponente en la ciudad de la arquitectura industrial del siglo XIX. Esta impresionante casa de estilo ecléctico, además de ser la más floreciente industria del entorno, dando empleo a casi un centenar de personas, fue la primera vivienda particular que contó con ascensor y calefacción en la localidad.

Posee también claras influencias de la arquitectura del hierro, tan característica del arte industrial decimonónico. El edificio se compone de casa de tres plantas, sótano y azotea, y un conjunto de naves industriales. Al exterior, una valla de hierro rodea el perímetro. La fachada se presenta adintelada y surcada de vanos enmarcados por un friso de motivos vegetales.

Las ventanas de la primera planta se protegen con rica rejería forjada. En la segunda destaca un mirador con visera. Para romper la horizontalidad del edificio, la fachada se remata con un gran rectángulo con decoración de angelitos en relieve, flanqueado por dos rectángulos más pequeños a los lados.

Palacio de Congresos: Edificio emblema de la ciudad que ha transformado su paisaje. Una edificación que no pasa inadvertida tanto por sus volúmenes  como por sus tonalidades. Un edificio sorprendente y que sorprende. Sorprendente porque alberga mucho más de lo que nuestra imaginación cree, y sorprende porque es y será centro neurálgico de la vida cultural y social de la ciudad. Un edificio que representa parte de nuestros campos de La Serena, nuestra naturaleza, y bajo él, nos ofrece todo lo necesario para disfrutar de cualquier actividad o acto cultural. Un elemento arquitectónico que por sí mismo tiene un gran valor y, sin duda, es un referente que simboliza también un faro que emerge de la tierra para ser guía. No en vano, ha recibido varios premios a nivel internacional por su diseño.

Biblioteca Municipal “Felipe Trigo”: Se encuentra ubicada en el número 11 de la Calle Carrera. Dicha casa data de 1886 y esta a la vez estaba construida sobre una antigua residencia solariega ya preexistente. Fue adquirida por el Ayuntamiento en el año 2004. Se realizó una obra de restauración, conservación y rehabilitación de la misma, para adecuarla a una Biblioteca Pública con todos los servicios necesarios. Fue inaugurada el año 2007.

Consta de tres plantas. En alguna de las salas, se han conservado las bóvedas y los estucados originales así como las escaleras interiores o  la chimenea antigua de la casa. La fachada de piedra almohadillada tiene, tres cuerpos  con líneas de impostas que los separan y rematan con una esplendida cornisa. Tiene labradas rejas de forja en ventanas y balcones. Presenta un repertorio ornamental clasicista, que se completa con el escudo heráldico de la familia que fue la última propietaria de  dicha  casa.

Antigua Cámara Agraria: En el año 1889 fue construida en la calle Carrera una de las residencias burguesas más grandes de la ciudad.

La planta baja, con zaguán de cuatro naves tenia amplios salones con bóvedas y escaleras de acceso principal a la zona noble de la casa, decorada con estucados y arcos de medio punto apoyados sobre columnas. La residencia  disponía de un primer patio organizado con arquerías cubiertas a modo de claustro. El segundo patio, con salida falsa a la calle Rafael Gordillo, es donde se encontraban las antiguas dependencias agrícolas: cuadras, bodegas, despensas, almacén etc.

Su estructurada  y ornamentada fachada de tres plantas tiene toques clasicistas. Las tres plantas están separadas por líneas de impostas y todos los balcones con pilastras y elaboradas rejas de hierro en ventanas y balcones.

En la zona de abajo de la casa, estuvo instalada la Sección Femenina en los años de la dictadura franquista, posteriormente se ubicó la Cámara Agraria. Entre los años 2007/2011 fue adquirida por el Ayuntamiento. Actualmente se encuentra rehabilitada para la inminente instalación de diferentes dependencias de uso público.

Sede de las Escuelas Municipales de Cultura «Charo Acero».

Gastronomía

Son típicos en el municipio de Villanueva de la Serena los productos derivados del cerdo, ibéricos, jamón, lomo, etc., así como el cordero, y uno de sus platos más conocidos junto con la tortilla española, el ajo de peces.

En cuanto a su repostería podemos destacar los hornazos, bollas, perrunillas, pestiños y flores.

Fiestas y Tradiciones de Villanueva de la Serena

Semana Santa: La Semana Santa es una de las tradiciones más arraigadas y consolidadas de esta localidad. En estos días de celebraciones y desfiles procesionales toman protagonismo las magníficas imágenes que escenifican la pasión villanovense, unas tallas de incalculable valor artístico como la Virgen de los Dolores, obra del reconocido escultor Mariano Benlliure o el Cristo de la Pobreza de Gabino Amaya. Parte de lo especial de nuestra semana de pasión se debe al procesionar de imágenes también de gran valor artístico y realizadas a manos de villanovenses insignes como la Virgen de La Soledad y Nuestro Padre Jesús Nazareno, obras ambas de Eduardo Pino Lozano, o la Virgen de la Aurora de Eduardo Acero. Es una semana intensa, cargada de emociones y momentos entre familias o amigos en la que Villanueva y los visitantes, se echan a las calles. La Semana Santa culminará con la explosión de júbilo y alegría de “La Carrerita”, ya en el Domingo de Resurrección.

La Carrerita: Fiesta de Interés Turístico Regional de Extremadura, que se celebra en los albores del Domingo de Resurrección. No hay otra mañana con mayor entusiasmo que esta, en la que María, representada en la imagen de Nuestra Señora de la Aurora, corre al encuentro de su Hijo Resucitado. En las primeras luces del día, los villanovenses y visitantes bullen y esperan el momento de “La Carrerita”, mientras se van concentrando en la Plaza de España bajo los sones del folklore extremeño, los cohetes y la banda a que den las 9 de la mañana, momento en el que se producirá tan apasionante encuentro. Una vez encontrados, La Aurora y El Resucitao, caminan en bulliciosa procesión acompañados por las notas alegres de la Banda Municipal de Música, que finaliza con una estruendosa traca en la puerta mayor de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción. Una vez terminada, los villanovenses ya cuentan los días que faltan para una nueva Carrerita, esa que llena de lágrimas los ojos así como de alegría y entusiasmo los corazones de todo el que lo presencia.

Fiestas de la Santa Cruz: Las fiestas del barrio de la Santa Cruz, se celebran en torno al 3 de mayo. Son unas fiestas regadas de tradición, diversión y buenos ratos entre familia y amigos. Durante la feria, se celebran los tradicionales concursos de Mayas y Cruces, uno de los concursos más arraigados del folclore de nuestra ciudad.

Fiestas Patronales de Santiago y Santa Ana: Son las fiestas más importantes de nuestra ciudad y una de las ferias con más relevancia de la región, congregando a miles de personas en los días de su celebración. Se celebran alrededor del 25 y 26 de julio festividad de los patronos de nuestra ciudad, Santiago y Santa Ana. Fiesta, cultura, arraigo, concurso, conciertos… todo esto y más, te espera en nuestro popular Santiaguito.

Fiestas de San Bartolomé: Durante el transcurso de estas fiestas, a finales del mes de agosto, tiene lugar uno de los concursos más curiosos de la geografía española, el tradicional concurso de la Sandía y el Melón. Agricultores de toda la región presentan sus frutos, en el que el más pesado, será el ganador. En estas fiestas, al más puro estilo rural, no faltan las orquestas y el cante flamenco.

Fiestas del Pilar: Las fiestas del barrio del Pilar, se celebran en torno al 12 de octubre. En ellas, destacan las tradiciones, el folclore, la música y los concursos populares.

Eventos de Interés en Villanueva de la Serena

Feria Internacional del Coleccionismo: El mayor evento nacional de coleccionismo de todas las temáticas, tras batir todos los récords de asistencia edición tras edición.

Certamen Nacional de Bandas “Lucas Alonso”: Certamen en el que se dan cabida las mejores bandas regionales y del sur de España de música cofrade, celebrado habitualmente en cuaresma.

Certamen Nacional de Música Coral: Este Certamen organizado por el Ayuntamiento de nuestra ciudad, se ha convertido en referente para la música polifónica en el sur peninsular, tratándose en estos momentos, del Certamen más importante en nuestro ámbito geográfico y con una repercusión nacional, como así lo demuestra la procedencia de las agrupaciones corales que en el vienen participando. Tiene este Certamen como horizonte, la promoción y difusión de la música coral y la vinculación del nombre de Villanueva de la Serena al de la cultura musical.

Feria de la Tortilla de Patatas: Se celebra en el mes de junio y es un homenaje a tan rico manjar representante de toda la gastronomía española y que tiene sus orígenes en nuestra ciudad. Durante esta feria podrás degustar las más ricas tapas de tortilla y disfrutar de grandes conciertos y eventos culturales alrededor del plato estrella.

Festival Internacional de Teatro en la Calle: Las calles de Villanueva de la Serena se convierten cada verano, en un gigantesco escenario de las más diversas apuestas teatrales, llenándolas de color, de magia, de circo, de dramas y de intrigas, así como de pasacalles, incluso de fuego. El público de todas las edades, toma las calles para ser partícipes de cada espectáculo. Nuestra ciudad te espera cada mes de julio para que lo disfrutes con nosotros.

Premio Literario “Felipe Trigo”: La ciudad irradia cultura cada día, pero es en el mes de diciembre, cuando celebra su evento cultural más importante. Desde los años 80, se viene celebrando este certamen literario, siendo uno de los de mayor prestigio a nivel nacional, en el que las novelas y las narraciones cortas,  optan a un importante premio y a la publicación de su obra. Alrededor de este premio se celebra una semana cultural en el que el mundo de las letras es su principal protagonista.

Personajes Ilustres

Pedro de Valdivia: nació en 1497. Perteneció a una familia de hidalgos y de amplia tradición militar. Desde pequeño, su sueño era ser soldado y lo consiguió prestando servicio en las tropas del rey Carlos I. Obtuvo mucha fama, gracias a su valentía y a sus hazañas.

Volvió a Villanueva para casarse, pero pronto su espíritu aventurero y con ganas de nuevas batallas, le hicieron volver a embarcarse en nuevas aventuras. Le llegaron noticias de lo que estaba pasando en América, con las conquistas de nuevos territorios, y allí emprendió el camino.

La primera tierra que pisó allí fue Venezuela, pero pronto se fue con Francisco Pizarro (Trujillo, descubridor de Perú) a Perú.

Luchó para él y gracias a todo lo que consiguió con su valentía contra los indígenas, en agradecimiento, Francisco Pizarro, le obsequió con unas tierras en Cuzco y una mina de plata.

Allí conoció a su querida Inés de Suárez. Tenía una vida cómoda, pero como ya hemos dicho, su espíritu aventurero no le dejaba quedarse quieto y le llegaron noticias de lo que estaba pasando en Chile. No eran capaces de conquistar esas tierras, debido a la resistencia de los indígenas. Partió hacia allí con una expedición muy pequeña (unos pocos soldados, indígenas y su querida Inés de Suárez). Fue él mismo quien financió su viaje, vendiendo todo lo que tenía.

La primera tierra que tomó la llamó Nueva Extremadura, llegó después a otros terrenos muy fértiles y fundó la capital, Santiago de la Nueva Extremadura.

Mientras tanto, los indios de la zona se resistían a la conquista y se produjeron enfrentamientos entre las tribus. Un cacique, aprovechó la ausencia de éste, de un viaje a Perú, para atacar Santiago.

Gracias a Inés Suárez, que fue quién dirigió la defensa, el ataque no tuvo efecto. Cuando Pedro volvió de Perú, se encontró una ciudad devastada, y pidió ayuda a Perú, le fue concedida para repoblar la ciudad, y además aprovechó para poder seguir explorando nuevas tierras. Siguió explorando y fue cuando fundó al norte de Chile, la ciudad de La Serena, siempre se acordaba de sus orígenes.

A Pedro de Valdivia lo traicionó su paje, enseñó a los indígenas a luchar y a cómo ganar a su ejército.

Le capturaron hasta su muerte.

Desde 1928 está situada esta estatua en su memoria, obra realizada en bronce por Gabino Amaya e inaugurada por Primo de Rivera.

Felipe Trigo Sánchez: Felipe Trigo y Sánchez–Mora fue un importante escritor nacido en esta ciudad en 1864, aunque previamente se desempeñó como médico rural  y militar. Comenzó su andadura literaria en su juventud escribiendo una serie de nueve artículos en El Socialista. Posteriormente inició su andadura en el campo de la medicina, ejerciendo su profesión como médico rural, aunque posteriormente marchó como voluntario a Filipinas en un destacamento militar. De allí volvió como el héroe de Fuerte Victoria tras sobrevivir a una escaramuza. En 1990 se retiró de la medicina para dedicarse por completo a la literatura.

El éxito arrollador de su primera novela, Las Ingénuas, en la que relata su dramática peripecia filipina, le convirtió en un auténtico best seller tanto en España como en América. En menos de quince años publicó hasta diecisiete novelas así como varias novelas cortas y varios relatos, la mayor parte con el erotismo como temática principal, criticando en estas novelas la hipocresía y los prejuicios de la sociedad española en lo relativo a la moral sexual. Sin embargo, este autor es más recordado por dos obras de inquietudes regeneracionistas y con una gran carga de elementos autobiográficos: El médico rural y Jarrapellejos, ésta última llevada al cine en 1988 por Antonio Giménez-Rico.

Felipe Trigo acabaría suicidándose en 1916.

Distancias desde Villanueva de la Serena

Rena 10 km
La Haba 9 km
Badajoz 118 km
Magacela 13 km
Don Benito 7 km
Mengabril 14 km

Fuente: Excmo. Ayto. de Villanueva de la Serena


0 comentarios

Deja un comentario