Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Córdoba

Villaviciosa de Córdoba

Pueblos de Córdoba

Villaviciosa de Córdoba, Sierra Morena Cordobesa

Villaviciosa de Córdoba está situado en plena Sierra Morena, rodeado de pinares y viñedos, al noroeste de Córdoba capital. Por estos pagos abundan especies como el venado y el jabalí, siendo frecuente la organización de monterías. El visitante halla en su extensísimo término paisajes de incomparable atractivo, idóneos para el excursionismo y las vacaciones en pleno contacto con la naturaleza. En este aspecto, la carretera que une Villaviciosa de Córdoba con Posadas ofrece al forastero la contemplación de lugares tan pintorescos como La Chorrera del Orejon, el Barranco de la Mula o Los Sillones.

Villaviciosa de Córdoba limita con los municipios vecinos de Espiel, Villanueva del Rey, Obejo, Hornachuelos, Almodóvar del Río, Posadas y Córdoba.

Una advocación mariana, la de Nuestra Señora de Villaviciosa, de gran arraigo en el corazón de los cordobeses, da origen al topónimo de esta población. Precisamente la gran devoción a esta Virgen (originaria de Portugal), determinará la creación de la actual población -en torno al siglo XV- cercana a la ermita.

Su primer momento de auge se encuentra en la afluencia de vecinos de las aldeas de Nava-Fernando, Valdesénico y Navaserrano. Por ahora su dependencia de Espiel es muy grande.

En el siglo XVII, el cardenal Pedro de Salazar, obispo de Córdoba, procede a crear una parroquia en Villaviciosa y a desligarla de la jurisdicción eclesiástica de Espiel.

La independencia jurisdiccional llegará cuando en 1776 Carlos III le otorga el título de villa, separándose de la jurisdicción de Espiel.

Monumentos de Villaviciosa de Córdoba

Ermita de Nuestra Señora de Villaviciosa (siglo XVIII).

Parroquia de San José (siglo XIX).

Ermita de San Isidro (1960).

Juego de Cruz y Candeleros (obra de Sánchez de Soto, 1801).

Custodia barroca (siglo XVIII, Damián de Castro).

San Judas Tadeo (talla del siglo XVII).

Arquitectura Civil de Villaviciosa de Córdoba

La Tercia: Construcción del siglo XVIII, declarada de interés cultural.

La Escribana: Edificio de la misma época que se ha rehabilitado como Instituto, conservando sus peculiaridades.

Embalse de Puente Nuevo

Yacimientos Arqueológicos en Villaviciosa de Córdoba

Ruinas del castillo de Cabeza de la Vaca.

Puente de época califal sobre el río Guadiato.

Ruinas del Castillo de Nevado.

Urbanismo

Calle Córdoba.

Plaza del Pozo Grande.

Plaza de Juanito Maravillas.

Cortijo Campo Alto

Gastronomía de Villaviciosa de Córdoba

La gastronomía, de siempre, ha constituido un punto fundamental en la cultura característica de cada pueblo. En Villaviciosa, la gastronomía se ha basado tradicionalmente en los productos típicos que se crían o criaban ,desde tiempos ancestrales, como el trigo, la aceituna o la uva.

La cocina de este pueblo tuvo las características propias de las de su entorno, el aprovechamiento de productos agrarios propios de la Sierra Morena, que a pesar de no ser prolíficos por las condiciones del terreno, sí fueron variados , tanto lo cultivado como lo recolectado del monte bajo. Sin llegar a denominar la cocina tradicional como pobre, básicamente los platos de antaño fueron los típicos de la gente del campo, con la excpción puntual de algunas fiestas, en las que una cierta «riqueza» y variedad inundaba los pucheros y los hogares.

En la actualidad, a pesar de que algunos preparados se han perdido, aún se sigue manteniendo la mayor parte de la cocina de nuestro pueblo a través de nuestros mayores. Los jóvenes debemos de mantener esta gastronomía, porque constituye un valor importante en la cultura e historia de esta villa. Con estos apuntes, hemos querido hacer una recopilación de esa gastronomía, para que la juventud, al leerlo, comprenda la importancia que tiene para Villaviciosa, puesto que supone un gran legado cultural y antropológico y sería una pena perder parte de la historia del pueblo y la vida de sus gentes a lo largo de los años.

Cómo llegar a Villaviciosa de Córdoba

Salir de Córdoba. TomarE-5 / A-4 en dirección: Madrid. Tomar la salida en dirección: Salida 399- CO-31- Centro Ciudad- Alcolea- Badajoz. Continuar en: N-432 en dirección: Córdoba (Norte)- Espiel- Badajoz. Pasar cerca de El Vacar. Girar a la izquierda: A-433 y continuar hasta Villaviciosa de Córdoba.

Distancias desde Villaviciosa de Córdoba

Obejo 37 km
Alcolea 53 km
El Vacar 26 km
Córdoba 48 km
Villaharta 24 km
Los Ortegas 30 km

Fuentes y Manantiales de Villaviciosa de Córdoba

  • Pilar de la Boya
  • Fuente Cañadilla
  • Pilar del Corchuelo
  • Pilar de la Escalera
  • Fuente de Juna Díaz
  • Fuente del Olivarejo
  • Fuente del Huerto de Rosa
  • Pilar del Barranco del Peso
  • Pilar del Arroyo de las Cabras
  • Pilar del Cortijo de los Gabrieles
  • Fuente del Tapón
  • Pilar de la Verbena
  • Fuente del Pesebre
  • Fuente del Traquido
  • Fuente de la Pretura
  • Fuente de los Pradillos
  • Fuente del Sanguijolero
  • Manantial de Valdesaúco
  • Pilar de Peñas Blanquillas
  • Fuente de los Olivos del Rubio

Ruta de los Lavaderos de Villanueva de Córdoba

El recorrido es de 1.8 kilómetros, con la opción de completarlo con el camino que va hasta el Santuario de la Virgen de Luna (a unos 10 km). La ruta empieza en la plaza de toros, siguiendo el camino de la Bermejuela hasta el Lavadero Fuente del Caño y el pozo de La Cadena. Este lavadero cuenta con 17 pilares situados en un talud que permite el llenado de forma natural. Tras retroceder hasta la plaza de toros, el segundo tramo discurre por el camino de la Conejera hasta llegar, a unos 450 metros del pueblo, al lavadero El Gusanito, situado en el paraje de Las Conejeras. Una vez allí, cambiaremos de sentido para conectar con el punto de unión de los anteriores caminos, atravesaremos el pueblo por la calle Luna y a la izquierda por la calle Jara para dirigirnos, a 550 m del casco urbano, por el camino de la Virgen de Luna, hasta el lavadero El Regajito.

Los lavaderos públicos

A principios del siglo XX, se construyeron lavaderos públicos junto a los pozos construidos para el consumo humano y del ganado, siempre a las salidas del pueblo, mejorando así la higiene de la población. Asociados a estas fuentes y pozos, se conservan los tradicionales lavaderos públicos, elementos singulares de la cultura tradicional andaluza. En la zona norte de la provincia, sobre todo en la comarca de Los Pedroches, abunda un tipo de lavadero integrado por pilas sueltas, labrada en granito o excavadas en la roca, que se sitúan en batería o alineadas en un costado de la fuente o pozo.

El proceso de lavado comenzaba esmugrando la ropa, que consistía en refregar con agua y jabón lo más sucio de la ropa. A continuación se sumergía la ropa en agua limpia y se le daba un ojo, es decir, se aclaraba la ropa y se le volvía a dar jabón para ponerla al sol, a rehervir, sobre la hierba o en algún ponedero. Si la ropa quedaba limpia y no necesitaba más lavados se pasaba a hondear con agua limpia y eliminar por completo los restos de jabón.

En el último aclarado se echaba azulillo, polvos de añil que se empleaban para dar un tono azulado a la ropa blanca después de lavarla. Estos polvos azules se introducían en una muñequilla de trapo y se sumergía en el agua para impedir que el polvo manchara la ropa.

Una vez limpia la ropa, se tendía en un lugar seguro para que no se volviera a manchar: sobre juncos, paredes, cuerdas, etc, lo que en el argot popular se conocía como “tender al repechete”.

El camino de la Virgen de Luna

En la Pascua de Pentecostés, la hermandad y vecinos de Villanueva de Córdoba se dirigen a la ermita de la patrona, la Virgen de Luna, para su traslado en romería hasta la parroquia de San Miguel, llevando la imagen a hombros durante los cerca de diez kilómetros que separan el santuario de la población. Permanece allí hasta el segundo domingo de octubre, cuando la imagen es devuelta a su ermita.

En estos dos días, el viejo camino de la Virgen de Luna se llena de gente, si bien el resto del año se trata de una vía solitaria y agradable de recorrer. Discurre flanqueada por  muros de piedra y se interna entre las mejores dehesas de encinas de Los Pedroches. El camino se ensancha tres veces, se rodea de asientos de piedra y se embellece con una esbelta cruz de granito en lo que son los lugares de parada de la romería.

Junto al Santuario de la Virgen de Luna destaca un ciprés particularmente por el perímetro de su tronco y densidad de su copa, lo que le ha valido para ser catalogado como árbol singular por la Junta de Andalucía. Se trata de un árbol centenario, ya que aparece con un porte semejante al actual en fotografías antiguas de la ermita.

Fuente: Ayto. de Villaviciosa de CórdobaDiputación de Córdoba


0 comentarios